Los cantos llaneros colombo-venezolanos fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial

El horno de leña, los ingredientes, la preparación, respetan una tradición que remonta al siglo XVI y que ha pasado de generación en generación. En una visita a Nápoles con su marido, el rey Umberto I, en 1889, pidió probarla para ganarse el corazón de los napolitanos.

Pese a que era aún temprano cuando la noticia fue divulgada, familias enteras y jóvenes estudiantes se detenían para saborear porciones frescas de pizza, de las que goteaba la mozzarella derretida.

El presidente Evo Morales saludó el miércoles la decisión de la Unesco para declarar a la feria de la Alasita como 'Patrimonio Inmaterial de la Humanidad' y felicitó el trabajo de historiadores, funcionarios, comerciantes y artesanos bolivianos que aportaron para el reconocimiento de la riqueza cultural boliviana.

Se hace con fibras naturales de la planta bellota, se cocina durante horas, se pone al sol y sereno entre dos a tres días (Debe quedar blanca).

Las canciones "tienen notas largas y versos espaciados" para cada una de las actividades que desempeñan los hombres del llano, como por ejemplo el arreo como en el ordeño, mencionó Díaz, quien además se atrevió a hablar de las diferencia entre ambas.

Recientemente se anunció que el arte de hacer pizza sería reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, durante la decimosegunda sesión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en Jeju, República de Corea.

"Esperemos con esto que el panameño lo valore más, que entienda que otras personas alrededor del mundo están tomando en cuenta un valor artesanal nuestro", dijo la experta en folclor.

Según la leyenda, la versión propuesta por el cocinero Raffaele Esposito, que incluía tomate, mozzarella y albahaca, los colores de la recién nacida Italia, la conquistó.

"El pueblo Mapoyo que es un pueblo con pocos representantes en el país con lo cual se necesita proteger tanto la lengua como la cultura y (el segundo) la tonada del llano toda vez que si bien representa parte de nuestra venezolanidad, parte de nuestro sentir llanero, obviamente en la medida que ha avanzado la modernidad esa tradición ha tendido muchas veces a caer en desuso", expuso.

Por el contrario, en el arreo, "el canto se llena de llamadas de atención a los animales para que no se pierdan y puedan seguir en grupo", explicó Díaz.

Ausgabe: