Unesco declara feria boliviana como patrimonio inmaterial de la humanidad

"Después de 250 años, ¡la pizza es patrimonio de la UNESCO!".

Los trabajadores se acompañan con el canto a sí mismos, mientras realizan las actividades, expuso Bettsimar Díaz, hija del grandioso músico Simón Díaz, quien es autor de la canción "Caballo Viejo".

Desde la sede del encuentro, la coordinadora del Proyecto de Salvaguardia del Ministerio de Comercio e Industria, Emma Gómez, dijo sentirse orgullosa de contar con hombres y mujeres valiosos y creativos que hacen posible las técnicas artesanales asociadas al sombrero pintao.

En un comunicado difundido este jueves, la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), reportó que la decisión fue tomada durante la reunión del comité que se celebra hasta el próximo nueve de diciembre en Jeju, Corea del Sur. La tradición se desarrolló y las primeras pizzerías aparecieron a finales del siglo XVIII. "¡Por algo delicioso!", clamó Rita Rollen, una jubilada que madrugó para participar en la euforia colectiva.

En medio del bullicio típico de la capital del sur de Italia, un hombre festejaba cantando con la guitarra una vieja canción napolitana.

"¡Larga vida al arte del pizzaioli napolitano!, símbolo del producto más vendido y consumido en el planeta, la pizza", declaró en Twitter Pecoraro Scano, exministro italiano de Agricultura y presente en Jeju como promotor de la petición.

"Es un momento de gran expansión de la solidaridad entre todos sin importar la pertenencia étnica, generacional o de género", afirmó Loza en los días previos a la inscripción.

Estirar la masa y rotar los discos es algo que debe hacerse "con amor y pasión, que es lo que queremos transmitir a los demás", asegura orgulloso Coccia.

Por su parte, el alcalde Luis Revilla se sumó a la celebración y aseguró que con esa distinción, la fiesta de la abundancia que también se extendió a otros departamentos del territorio nacional e inclusive a países como Argentina, Brasil, Europa y Perú será reconocida como patrimonio boliviano.

La tradicional Alasita ("cómprame", en aymara), arranca cada 24 de enero. En una visita a Nápoles con su marido, el rey Umberto I, en 1889, pidió probar la pizza para ganarse el corazón de los napolitanos.

Por el contrario, en el arreo, "el canto se llena de llamadas de atención a los animales para que no se pierdan y puedan seguir en grupo", explicó Díaz.

Ausgabe: